Lesiones Comunes en la Danza To Be Aware Of | Harlequin Floors

No hay productos en el carrito.

Home > Noticias y PR > Lesiones Comunes en la Danza
Common Dance Injuries

Lesiones Comunes en la Danza

Cualquier estilo de danza que practiques requiere una gran flexibilidad, fuerza y resistencia. Las horas de entrenamiento, ensayos y representaciones pueden ser muy exigentes para el cuerpo de un bailarín, especialmente para las articulaciones y los músculos de la parte inferior del cuerpo.

Por ello, las lesiones en la danza suelen ocurrir frecuentemente entre los bailarines de todas las edades. Los esguinces de tobillo, los espasmos lumbares y las lesiones de la articulación de la cadera son algunas de las lesiones más comunes en la danza. Sin embargo, hay muchas cosas que los bailarines pueden hacer para ayudar a prevenir las lesiones durante su práctica y en sus hábitos cotidianos.

Lesiones más comunes en la danza

La danza es exigente por naturaleza, lo que significa que los bailarines pueden sufrir lesiones en diferentes partes de su cuerpo. Algunas de las lesiones más comunes en la danza suelen producirse en la parte inferior del cuerpo, como la espalda, las caderas, los pies y los tobillos.

Esguinces de tobillo

Los esguinces de tobillo son unas de las lesiones agudas más comunes en la danza. Suelen producirse como resultado de un sobreestiramiento de los ligamentos del tobillo al extender la articulación más allá de su rango normal de movimiento. Los esguinces de tobillo que son especialmente graves, o los que se dejan sin tratar y sin descansar, pueden provocar desgarros en los ligamentos de la articulación.

Los bailarines con esguinces de tobillo sufren de dolor en la parte interna y externa del tobillo, y en los casos más graves, también tienen inflamaciones y hematomas o visibles.

Dolores de espinilla

Los dolores de espinilla suelen producirse como consecuencia de la presión ejercida sobre la pierna y suelen causar dolor y sensibilidad a lo largo de la espinilla. Esto puede ocurrir a veces por bailar sobre una superficie dura, por ejercer presión sobre la pierna después de un período de inactividad o por utilizar una técnica inadecuada.

Contracción del dedo del pie (tenosinovitis del flexor largo del hallux)

A esta lesión se le reconoce comúnmente cuando el dedo gordo del pie se contrae, y en la danza es el resultado de un daño en el músculo de los dedos del pie, particularmente el dedo gordo, cuando se baila de puntas. El dolor puede producirse a lo largo de la parte interior del tobillo y se puede extender por debajo del pie, lo que puede hacer que el dedo gordo se quede bloqueado al poner los pies de puntas.

Tendinitis de Aquiles

Frecuentemente, el uso excesivo del tendón de Aquiles al poner los pies de puntas ocasiona que la tendinitis de Aquiles provoque una inflamación a lo largo de la parte posterior del tobillo del bailarín.

Esta lesión es más común entre los bailarines que utilizan constantemente una forma inadecuada o entrenan demasiado. Aquellos que sufren de tendinitis de Aquiles sienten sensibilidad y dolor por encima del talón. Aparentemente, este dolor se reduce tras el calentamiento, pero puede agravarse al saltar o bailar en puntas.

Chasquido de cadera

Algunos bailarines pueden darse cuenta que la articulación de su cadera puede producir un sonido de chasquido o tronido y pueden sufrir cierta sensibilidad alrededor de esa zona. Este sonido es el resultado del movimiento de un músculo o tendón sobre el hueso de la cadera con la rotación externa, a menudo al hacer los movimientos de baile developpé y battements.

El chasquido de cadera se considera una lesión de larga duración y el tratamiento suele consistir en masajes, estiramientos y fisioterapia centrada en el fortalecimiento de la cadera y el tronco del cuerpo.

Desgarros de cartílago

El cartílago se encuentra en muchas zonas del cuerpo, pero los bailarines son más propensos a sufrir desgarros de cartílago alrededor de las rodillas, en particular desgarros en el menisco. El menisco se encuentra debajo de la rótula y puede desgarrarse o dañarse al aterrizar los saltos de manera incorrecta o al girar demasiado la rodilla.

Los desgarros del menisco pueden causar dolor al extender la rodilla y al saltar.

Síndrome de dolor patelofemoral

Esta lesión produce un dolor de rodilla común entre quienes saltan y puede deberse a que la rótula “se desplaza” de forma incorrecta como resultado de un desequilibrio muscular, tensión en los músculos isquiotibiales y de las pantorrillas, y debilidad en los músculos del cuádriceps. Esto hace que se ejerza una fuerza repetitiva sobre la rótula, provocando dolor en la articulación.

El síndrome de dolor patelofemoral suele producirse por saltos o pliés realizados inadecuadamente. Los bailarines pueden sentir dolor en la parte delantera de la rodilla al realizar saltos, doblar la rodilla y subir escaleras.

Fractura del bailarín

La fractura de bailarín es el nombre que recibe la fractura del 5º metatarsiano, el hueso que conecta el dedo más pequeño del pie con la parte media del pie. Esta fractura puede producirse al torcerse el tobillo mientras el bailarín está parado de puntillas, lo que provoca un dolor inmediato y cierta inflamación en el pie.  Esta lesión suele sanar en unas semanas, pero en algunas ocasiones se puede necesitar cirugía.

Espasmos y tensión en la espalda

La tensión en la parte baja de la espalda del bailarín es causada por la inclinación de la pelvis hacia abajo y el arqueo frecuente de la parte baja de la espalda. Este movimiento comprime las articulaciones de la columna vertebral, sobrecargando la presión en la zona lumbar. Los espasmos y la tensión en la espalda también pueden ser el resultado de un desequilibrio muscular entre los músculos de la espalda y los abdominales, y ocurre con más frecuencia entre los bailarines que tienen una curvatura en la parte inferior de la columna vertebral.

Los músculos pueden sentirse débiles o tensos y frecuentemente sufren espasmos mientras actúan o descansan.

Prevención de las lesiones en la danza

Muchas de estas lesiones comunes en la danza – sobre todo las que se producen como resultado de movimientos repetitivos o las tensiones – pueden prevenirse con algunos pequeños cambios al practicar la danza y en los hábitos diarios.

Usar siempre ropa y calzado adecuados para la danza

Asegurarse de que los pies y las articulaciones tengan el apoyo adecuado para tu estilo de baile, cambiando el calzado cuando sea necesario si practicas varios estilos o clases de baile diferentes.

Hacer siempre calentamiento y enfriamiento antes y después de practicar

Estirar los músculos adoloridos o hacerlos rodar sobre un rodillo de espuma. Esto ayudará a evitar que los músculos se tensen y también ayudará a reducir el dolor muscular que se siente posteriormente; también asegura que se pueda mantener más fácilmente la forma adecuada durante el entrenamiento de la danza o en las representaciones de los días siguientes.

Practicar la danza sobre un piso adecuado

Se sabe que las tarimas flexibles reducen la presión sobre las rodillas, las piernas y los tobillos de los bailarines, puesto que absorben la energía ejercida por los saltos y devuelven parte de esta energía al bailarín. Además, se debe practicar la danza sobre un piso con la tracción adecuada. Los distintos estilos de danza tienen distintas exigencias en cuanto al piso, pero es importante utilizar siempre el piso correcto, especialmente si se practica o actúa durante varias horas seguidas.

Desarrollar fuerza y resistencia

Se debe considerar hacer ejercicios que desarrollen la fuerza y la resistencia en todas las partes del cuerpo con el fin de evitar desequilibrios musculares que pueden provocar muchas de las lesiones más comunes en la danza.

Asegurarse de hacer siempre la forma correcta

El uso de la forma correcta en la práctica y en la actuación puede ayudar a reducir la tensión innecesaria en los músculos y las articulaciones, la cual puede ocasionar una lesión.

Resumen

Aunque las lesiones en la danza pueden afectar a bailarines de todas las edades y de todos los géneros, hay muchas cosas que los bailarines y los propietarios de los estudios pueden hacer para ayudar a prevenir estos tipos comunes de lesiones en la danza.

Al invertir en el piso adecuado para su estudio de danza profesional o para su estudio de danza en casa, puede ayudar a dar soporte a las articulaciones y a los músculos del bailarín, y así prevenir lesiones por tensiones, saltos y caídas.

Harlequin ofrece una gama de pisos para danza y representaciones diseñados para diferentes tipos de danza, con el fin de garantizar que todos los bailarines puedan practicar y desempeñarse al máximo. Consulta nuestra gama de tarimas flexibles para danza y pisos para danza marley de vinilo para estudios y equipos de estudio destinados a la práctica de la danza en casa.

Share: